El macho siempre ve por su hembra


A la hembra le gusta compartir, pero no con todos

Todo macho debe compartir… menos a su hembra

El ser egoísta es una naturaleza muy común del ser humano, pero llega un punto en el que se convierte en algo enfermizo. ¿Hasta qué punto es bueno ser egoísta?. Las hembras tienen este sentido de compartir muy a flor de piel, siempre y cuando no sea compartir al macho. Al macho le encanta ser compartido con las “amiguitas“, aunque la hembra se moleste. La pregunta queda al aire y si quieres escuchar las conclusiones, no te pierdas Acceso Directo sólo por Siiradio.com

No hay comentarios

Dejar una respuesta