El suicidio es el acto de quitarse deliberadamente la propia vida y nunca se debe ignorar un intento de suicidio

Se debe evaluar y tratar cualquier trastorno de salud mental que pueda haber llevado al intento de suicido. Siempre tome en serio los intentos y amenazas de suicidio.

El suicidio y los comportamientos suicidas generalmente ocurren en personas con uno o más de los siguientes factores:

Trastorno bipolar
Trastorno límite de la personalidad
Depresión
Consumo de alcohol o drogas
Trastorno de estrés postraumático (TEPT)
Esquizofrenia
Cuestiones de vida estresantes

La mayoría de los intentos de suicidio no terminan en muerte. Muchos de estos intentos se llevan a cabo en una forma en que el rescate sea posible. Estos intentos a menudo representan un grito en busca de ayuda.

Cerca de un tercio de las personas que tratan de suicidarse lo intentarán de nuevo dentro de un período de un año. Cerca del 10% de las personas que amenazan o intentan suicidarse finalmente se quitan la vida.

Muchas personas que tratan de suicidarse hablan del tema antes de hacer el intento. Algunas veces, simplemente hablar con alguien a quien le importe y que no haga juicios es suficiente para reducir el riesgo de suicidio.

Sin embargo, si usted es un amigo, miembro de la familia o conoce a alguien que cree que puede intentar suicidarse, nunca trate de manejar el problema por su cuenta. Busque ayuda.

A menudo, pero no siempre, una persona puede mostrar ciertos síntomas o comportamientos antes de un intento de suicidio.

Existen tres etapas o momentos suicidas:

Ideación suicida: “ya no puedo” “ya no quiero estar”

Conducta suicida: “hay veces que si lo pienso”

Acto suicida: “Intentos de quitarse la vida”

Nunca ignore una amenaza o intento de suicidio.

No hay comentarios

Dejar una respuesta