Podemos disfrutar de la vida, incluso cuando no vemos

El reto está en superarse y ser feliz

La discapacidad no radica en no ver, sino en no vivir


Se cree que una persona con discapacidad visual anda con bastón, lentes obscuros y difícilmente puede ser independiente, sin embargo, son como cada uno de nosotros que sienten, ríen y disfrutan de la vida.

Reynaldo Lugo Escobar, joven emprendedor con discapacidad visual, nos demuestra que una persona no se limita por su discapacidad, al contrario, él es un ejemplo de vida, ya que, en contra de muchas costumbres y tabúes, ha salido adelante y lo más importante es feliz. Su vida ha estado llena de sorpresas muy gratas y que su discapacidad nunca lo ha detenido.

Conoce su historia escuchando Gente como tú en Siiradio.com

No hay comentarios

Dejar una respuesta