La pérdida del trabajo como un proceso de duelo que a veces es extremadamente severo. 

Su pérdida, especialmente cuando es inesperada, trae consigo una serie de emociones negativas.

El trabajo nos proporciona satisfacciones más allá de la remuneración económica. Nos da estabilidad, una rutina quizá pero que nos hace sentir útiles, nos da una personalidad, hacemos amistades que llegan a ocupar un lugar casi tan importante como el de nuestra familia pues convivimos día a día con compañeros y jefes con los que estrechamos lazos amistosos.

Aunque ustedes no lo crean perder el empleo para la gran mayoría de la personas, significa el término de una etapa, de un ciclo de la vida y para otros muy similar al fallecimiento de un ser amado, por lo tanto cuando alguien se siente afectado de manera severa por quedar desempleado es necesario que la persona sea atendida tal y como si se tratara de una ruptura emocional.

La pérdida laboral generalmente causa angustia, incertidumbre, desubicación, es un duelo que debemos comprender y no juzgar a las personas que observemos deprimidas por esta situación.

En las negativas (debilidades y amenazas) hay que contar con las consecuencias colaterales de la pérdida del trabajo:

1.La pérdida intrapersonal: la capacidad de nuevos conocimientos profesionales al aislarse del entorno laboral.

2.La pérdida material: vivienda, coche, vacaciones, ocio; pérdidas relacionales: compañeros de trabajo, la rutina se rompe y aunque en un principio se intenta mantener, acaba por desaparecer.

3.La pérdida evolutiva: la evolución del sujeto se rompe por causas externas a él: crisis económica; le preocupa afrontar su etapa adulta y vejez; existe la necesidad de formación: idiomas, TICs ..; competencias laboral; disponibilidad; medio de transporte; zona geográfica; número de candidaturas; edad, salario, experiencia: en exceso o no; entre otros.

La pérdida de empleo a veces para otros resulta ser liberador y la oportunidad para esforzarse y encontrar nuevas oportunidades, potencializar el talento y la creatividad para salir adelante por nuestra cuenta.

Si has perdido tu empleo y te sientes depresivo por más de un mes, acude a un especialista o recomienda que se asista a uno.

Recuerda que es una pérdida dolorosa y hay que afrontarla y a prenderla a superar poco a poco.

No hay comentarios

Dejar una respuesta