Amor, dedicación y canto a la vida: Homenaje a Jacoba Narváez


Jacoba Narváez  fue una extraordinaria mujer que supo salir adelante en las difíciles pruebas que la vida le puso.

Hace casi un año amigos de diferentes sectores de la sociedad le rindieron un homenaje en vida, a la cual ella se aferró valiente mente hasta el final, sin perder nunca el brillo ni el entusiasmo por compartir su talento, amor y cariño a todo aquel que se acerca a ella.

Jacoba Narváez nació en el rancho del Nogal Municipio de Villa Casas en el Estado de Tamaulipas. Fue becada por la SEP en la escuela de Bellas Artes, y en un evento en el Auditorio Nacional, conoció a su esposo Sr. Armando Narváez López. El 25 de noviembre de 1975 llegaron a Querétaro y se instalaron en esta ciudad.

En 1989 queda viuda y se hace cargo de los negocios de comida que deja su esposo, siendo una mujer emprendedora, trabajadora incansable, madre ejemplar, amiga incondicional y benefactora de la juventud y senectud queretana.

En 1984 la invitan a formar parte de la Mesa Redonda Panamericana de Querétaro, donde fue socia contribuyente por espacio de cinco años.

En 1999-2000 y 2000-2001 a dirigir la mesa redonda de Querétaro, es en esta gestión cuando una religiosa de los Hogares San Francisco del Pueblito, le solicita su apoyo para cantar en el asilo de ancianos y comienza una labor de ayuda humanitaria para las personas de la tercera edad, por lo que organiza una serie de actividades como:

  • participación de cantantes los fines de semana en el centro de la comunidad; noches bohemias donde invita a profesionales y aficionados a reunirse una vez al mes, solicitando donativos en especie que entregaba a la madre Teresa, directora del asilo.

Realizó varios actos de beneficencia para muchos de los ancianitos que sus familias abandonaron en este lugar.

En esa fecha 2007 se anuncia un programa para Televisa, invitando a los aficionados al canto a participar en el concurso “Cantando por un sueño” y Jacobita Crespo Dávila (como sus amigos la solemos llamar) , se inscribe con entusiasmo anunciando que su participación es para ayudar a las personas de la tercera edad en Los Hogares San Francisco.

A esta gran señora, se otorgaron premios y reconocimientos como “El Galardón Filantrópico Carmelita Ballesteros de Castro” en el año del 2006.

Otro gesto de altruismo y bondad, la Sra. Jacoba Narváez , es que por gestión de ella, fue donado un terreno que será destinado a una obra de beneficio social, en el que se levantará un asilo con mayor capacidad y servicios para el futuro y bienestar de las personas de la tercera edad, que solicitan albergue, atención y amor.

Jacoba pierde su lucha contra en cáncer hace unos días, el 27 de diciembre del 2015.

No hay comentarios

Dejar una respuesta